quemaduras en la piel

Las quemaduras y la salud de nuestra piel

Las quemaduras son lesiones que afectan principalmente a los tejidos y a la salud de la piel y el cuerpo y es que la piel, que es el órgano más grande del cuerpo, regula la temperatura corporal, impide la evaporación de los fluidos del cuerpo y actúa como una barrera contra la infección.

La salud de nuestra piel es importante

El daño de la piel causado por quemaduras puede ser menor o constituir una emergencia que amenaza la vida, dependiendo de la intensidad del calor, la superficie de la piel afectada y la duración de la exposición.

Tipos de quemaduras

  • Las quemaduras son causadas generalmente por diversos factores ambientales, ya que la mayoría de las quemaduras son quemaduras por llama, ya que son causados ​​por el fuego.
  • El contacto con una llama puede causar daño directo de la piel y los tejidos, ya que cuando la piel entra en contacto con un líquido caliente, se escalda.
  • Las lesiones cutáneas causadas por un objeto caliente se llaman quemaduras por contacto. En tales casos, la quemadura por lo general se limita a la zona de la piel que toca un objeto caliente.
  • Este tipo de quemadura puede ser causado por un cigarrillo tal, una plancha o un aparato electrodoméstico.
  • Las quemaduras de sol es el daño de la piel causado por la radiación ultravioleta del sol.
  • Las quemaduras por la electricidad son causadas por la corriente eléctrica. Por lo general son muy profundas y pueden causar graves daños a la piel y los tejidos subyacentes.
  • El contacto con gases o líquidos inflamables puede causar quemaduras químicas. La inhalación de gas caliente puede dañar las vías respiratorias y dificultar la respiración.

Los síntomas y complicaciones

Las quemaduras se clasifican generalmente de acuerdo con la profundidad y la extensión de la lesión o sea, quemaduras en el primero, segundo o tercer grado.

Quemaduras de primer grado

Las quemaduras de primer grado afectan la capa externa de la piel, llamada epidermis. Estas quemaduras se caracterizan típicamente por la aparición de rojez, sensibilidad o dolor y la hinchazón.

Generalmente, no hay ampollas, ya que la piel suele restablecer integralmente en menos de una semana y en ocasiones puede presentar escamas o temporalmente un color ligeramente diferente. Estas ocurren a menudo después de la sobreexposición a los rayos ultravioleta la luz solar o en contacto con objetos calientes.

Quemaduras de segundo grado

Las quemaduras de segundo grado llegan a la segunda capa de la piel, llamada dermis, siendo estas quemaduras muy dolorosas, causando en la piel un color rosado, húmedo y suave.

Las ampollas aparecen típicamente y el líquido puede comenzar a salir de la piel. De acuerdo con el daño a la dermis, estas quemaduras pueden requerir de dos a seis semanas para sanar, incluso se puede producir cicatrices, ya que estas quemaduras por lo general se derivan de la exposición UV severa o el contacto con un líquido caliente.

Quemaduras de tercer grado

Las quemaduras de tercer grado atacan la epidermis, la dermis y el tejido subcutáneo, la tercera capa de la piel.

Estas quemaduras dañan completamente el grosor de la piel, el tejido adiposo, nervios, músculos y huesos pueden ser alcanzados y es que cuando la piel se somete a este tipo de daño, esta tiene la apariencia de una película blanca.

El área quemada no suele ser dolorosa porque las terminaciones nerviosas han sido dañadas. Como una gran superficie de la piel puede haber sido destruida, la recuperación es muy lenta y deja cicatrices considerables. Más tarde, contracturas, es decir contracción permanente de tejido que impide el movimiento normal, puede ocurrir debido a las cicatrices profundas y a veces puede ser necesario cortar el tejido para aliviar la presión subyacente.

Las quemaduras profundas pueden ser causadas por el contacto con las llamas, corriente eléctrica o productos químicos corrosivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *